POR UNA ALIANZA CIUDADANA ANTINEOLIBERAL!!

SI QUEREMOS, PODEMOS CONQUISTAR UN MEJOR FUTURO,

POR UNA ALIANZA CIUDADANA ANTINEOLIBERAL!!

 

OTRO MUNDO ES POSIBLE

Hace unas semanas el partido que agrupa a las derechas en España obtuvo el único poder del cual estaba desplazado: el poder político. El resto ya los controlaba, el mediático, el económico, el empresarial, el financiero, la institución religiosa católica…

Esta realidad en el estado español se complementa con una situación europea en la que la correlación de fuerzas está absolutamente decantada hacia la ideología neoliberal. Tanto es así que, en el parlamento europeo, en la comisión europea, en cada uno de los organismos de la Europa común, la única visión en materia económica que existe es la neoliberal. La socialdemocracia ha sido, salvo honrosas excepciones, relegada a una posición que más bien se podría calificar de social-liberalismo.

Fruto de la aplicación de las políticas neoliberales desde los años 70 hasta hoy, estamos inmersos en una profunda crisis. Las soluciones que nos están proponiendo, y que están aplicando los gobiernos europeos, son esas mismas políticas neoliberales pero en un estado avanzado, es decir, con mayor beligerancia contra la ciudadanía, deterioro de lo público, privatizaciones, reformas laborales en contra de los y las trabajadoras, control del déficit público, y otras.

Es necesario armar la alternativa que le haga frente a la inercia neoliberal que está gobernando Europa en estos momentos.

A lo largo del siglo XX el mecanismo del capital para oprimir, complementariamente al sostenimiento de los valores del patriarcado, fue la relación capital-trabajo (entre empresarios y trabajadores), hasta que miles y miles de personas tras analizar la sociedad y caer en la cuenta de que eso era así, entregaron su sangre y sus vidas para levantar las alternativas sindicales y partidistas.

En el siglo pasado la gente preocupada por la justicia, la libertad de las personas, la solidaridad y la igualdad teníamos los cauces establecidos para hacer frente a quienes prefieren su bienestar individual a costa de la miseria y la explotación del resto. Estos cauces eran, no sólo pero fundamentalmente, los Sindicatos de clase y los Partidos políticos.

Desde los años 70 la financiarización y globalización de la economía, la globalización de la invasión cultural de los estados unidos en todo el planeta, el desarrollo de las nuevas tecnologías, el desarrollo de los medios de comunicación y transporte a nivel planetario, y otros cambios sustanciales, nos ha llevado una diversificación de la sociedad tal, que ha venido a cambiar las formas de opresión y a diversificarlas.

Hoy no sólo es en la relación capital-trabajo en la que se pretende ejercer el control del capital frente a la ciudadanía, lo hace también mediante el tipo de interés (euribor e intereses bancarios varios), se hace desde las instituciones gobernadas por neoliberales desprestigiando los servicios públicos y derivando a la ciudadanía a los servicios privados, destruyendo espacios naturales que son sustento de vida para los pueblos, y otras…

Es por ello que tenemos que actualizar los análisis que tan buen resultado nos han dado a la ciudadanía y a los trabajadores y trabajadoras. Uno de los elementos fundamentales para actualizar esos análisis es identificar quiénes somos los que estamos soportando las políticas neoliberales. A mi entender, somos la ciudadanía planetaria en su conjunto, porque una sociedad que tiene como valores absolutos para su desarrollo la competencia, el individualismo y la falta de escrúpulos es una sociedad que está enferma.

Concretando un poco más cuáles son los grupos sociales afectados frontalmente por estas políticas, creo que se podrían agrupas en tres. El movimiento sindical, el movimiento ciudadano y las pequeñas y medianas empresas y autónomos/as.

A cada uno de estos sectores, que no son en absoluto independientes unos de otros, afecta de forma diferente. Independientemente de cual sea la identidad de cada una de nosotras nos afecta a todas:

Al trabajador o trabajadora nos afecta en tanto que el neoliberalismo pretende la desregulación absoluta del derecho laboral, desatendiendo que quien tiene el poder en esa relación es siempre el empresario.

Al ciudadano o ciudadana nos afecta en tanto que vivimos en una sociedad en la cual se nos esta modificando el pacto social que se ha establecido hace tiempo, y esa modificación está claramente resultando en nuestra contra. El pacto social fue el de contribuir solidariamente, entre todas, al fortalecimiento de una aparato administrativo (el estado) que fuera capaz de garantizar aquellos derechos considerados fundamentales por la carta de Derechos Humanos (sanidad, educación, información veraz, participación de las decisiones políticas de nuestros estados,….)

Al pequeño o mediano empresario les afecta en tanto que el modelo propuesto por el gran capital es en el mejor de los casos les relega a una posición de sumisos teniendo el margen que ellos deciden (franquicias, empresas de industrias auxiliares de grandes marcas,…) y en el peor de los casos los condena al cierre de sus formas de vida (pequeños comercios alimenticios, zapaterías,….)

Si tenemos identificados los grupos sociales afectados por esta oleada neoliberal, ¿por qué no forjar las alianzas necesarias entre estos grupos sociales y levantar contrapoderes comunes capaces de oponerse a la lógica neoliberal??

Es más, deberíamos empezar a desechar en nuestras organizaciones y colectivos todas aquellas prácticas que vayan en contra de esa Alianza.

Hemos de ser capaces de vencer nuestras propias resistencias, de vencer la cultura del miedo, esa que provoca que no nos movamos por si acaso se ponen las cosas peor. No nos equivoquemos, las cosas ya están peor y sin la intervención de la ciudadanía organizada, todavía puede empeorar más.

Somos más, tenemos la fuerza, tenemos las propuestas, tenemos el tiempo.
Si queremos Tenemos el futuro.

Por una Alianza ciudadanía Antineoliberal!!

 

Carles Fons Poquet.

Participante de ATTAC.