A mi padre, desde el compromiso con la vida y la alegría!

Hoy día dos de octubre de hace ahora tres años se nos fue una persona que era referencia de vida para muchos y muchas.

Jose Fons Serrano, mi padre, compañero y amigo, era (y es) una persona que amaba la vida. La amaba con tanta potencia que todavía observo su estela en cada reflexión que tengo, cada segundo que estoy vivo.

La Vida. Ese precisamente es uno de los mayores aprendizajes que nos regaló Fons, la concepción de la propia vida. Él con su característica capacidad de seducción (intelectual), me explicaba en repetidas ocasiones que para él la vida en si misma era una cuestión de azar, aleatoria, que no tiene ningún sentido en si misma.
La naturaleza en su conjunto todo, no tiene ningún sentido, más allá de su perpetuación. Y nosotros y nosotras, aun con nuestra capacidad de autopercibirnos, no estamos exentos ni exentas de ese sistema que llamamos naturaleza.

Ahora bien! Una vez estamos vivos y vivas, y tenemos la capacidad de sentir y hacer sentir, hemos de aprovecharla y comprometernos con ella!

La frase que recuerdo era… “La vida no tiene sentido, pero mientras estemos vivos sólo puede ser comprometidos con ella”

La vida, ese regalo que nos fue entregado sin más, ha de ser la base para que instalemos en ella nuestra felicidad plena y posibilitar que al resto le resulte más fácil conseguirlo. Pero Fons era consciente, muy consciente, que no resulta fácil llevarla a cabo. No por especulaciones estériles de si el hombre es bueno o malo por naturaleza, que hagan delegar nuestra responsabilidad de ser libres o felices, sino fundamentalmente por que existe una forma de organización de la sociedad que de forma proactiva impide que se den las condiciones para ser feliz, tanto desde el punto de vista material, como emocional.

Y en ello puso todo su empeño, en contribuir a que hubiera una forma alternativa de organizarse  junto con mi madre, a si mismo, a nuestra familia y como sociedad. Otra forma que fuera respetuosa, sinérgica y potenciadora de cada uno de los procesos que somos, que nos diera oxígeno como fueguitos en plena combustión de la vida, como dice Eduardo Galeano.

Y lo consiguió. Si, lo consiguió.
Consiguió generar junto a mi madre, un entorno familiar de respeto, sinérgico y potenciador de cada una de nosotras.

Lo consiguió cuando allá por el año 2000, después de varias batallas perdidas, en una conferencia de Ignacio Ramonet se fuera cara a él, al acabar la conferencia, y le hiciera la pregunta que me quedara marcada para siempre con orgullo de haberlo presenciado,
“Que tenemos que hacer para promover ATTAC en el País Valenciano?”
No consiguió cambiar la sociedad de forma efectiva, pero si contribuyó a que hoy ATTAC sea una realidad en el estado español, que junto con otros y con otras, mas pronto que tarde, si que lo conseguiremos.

Lo consiguió en cada espacio en el que actuaba, muchas de las personas que lo conocisteis identificareis en su conducta, el entusiasmo, la rebeldía, las ganas de luchar por la vida, la ESPERANZA que proyectaba y contagiaba.

Así vivía Fons, siendo consciente que la vida, en si misma, no tiene sentido, y aún así estaba comprometido con ella.

Y esta es una de las máximas que guía mi vida.
Cuando conecto con mi dolor, recordando el trozo de vida que he compartido con Fons, me acojo a esta afirmación. Me tranquiliza, en cierta medida, el hecho de ser consciente que no sólo afirmaba esta forma de vivir, sino que además la practicaba.

Y pregunto… ¿hay algo más BELLO que estar ORGULLOSO de quien has aprendido a vivir? ¿de conocer y tocar con las manos la COHERENCIA y DIGNIDAD de un hombre Libre? ¿de haber experimentado que es posible?

Me ha resultado duro escribir esta nota… porque me vienen a la cabeza momentos, infinidad de ellos, en los cuales me observo aprendiendo de una persona que en estos momentos no está. Me produce dolor. Pero me he decidido a escribir porque, como el haría, no quiero que la batalla entre el dolor y la alegría de haber vivido con él, la gane el dolor.

Fons lo practicaba y contagiaba, la lucha por la vida es la lucha por la felicidad, por la alegría. Y yo opto por adoptar esa referencia para vivir la mia!

Por muchos días que pasen, por muchas horas, por muchos segundos que pasen, por muchos años… José Fons esta presente!