Un faro en la noche Neoliberal Europea: La Ley del trabajo de la República Bolivariana de Venezuela.

En la Europa Neoliberal, que excluye, empobrece y genera sufrimiento a la mayoría de la ciudadanía, las leyes que regulan el derecho al trabajo responden, como el resto de normativa, a la consideración del trabajo como un hecho puramente económico o mercantil, en la Venezuela Bolivariana y Socialista, han promulgado una Ley del Trabajo, de Trabajadores y Trabajadoras (LOTTT), que responde a la consideración del trabajo como Hecho Social.

Este es un elemento central, pues el considerar el Trabajo como un hecho social y no mercantil, conlleva situar al Trabajo en el centro de las protecciones y las garantías para su desarrollo. Así, por ejemplo en el artículo 25 de esta nueva ley se reconoce que:

Artículo 96. La riqueza es un producto social, generado principalmente por los trabajadores y trabajadoras en el proceso social de trabajo. Su justa distribución debe garantizar una vida digna junto a su familia, cubriendo las necesidades materiales, sociales e intelectuales. La ley establecerá los mecanismos para salvaguardar las condiciones en las que esta se produce.”

 Esta definición, aunque la pudiéramos  encontrar en nuestro ordenamiento jurídico, dista mucho de la concepción de que “el trabajo lo crean los empresarios”, máxima Neoliberal que, por repetición, cala en la conciencia de la ciudadanía y que justifica las políticas favorecedoras de la clase empresarial, en las políticas activas de empleo. Cuando en realidad el trabajo lo creamos lo trabajadores y las trabajadoras. Si acaso ellos ponen los medios de producción, a cambio de apropiarse de la plusvalía que les generamos y de la explotación de los recursos naturales de todos y de todas.

Otras de los principios que introduce es la obligatoria participación de los trabajadores y trabajadoras en los beneficios de la empresa con carácter anual (Art. 131), o la prohibición de la terciarización (Art. 48), o la declaración de principios que establece el Art. 25, en el que se afirma que:

“Artículo 25. El proceso social de trabajo tiene como objetivo esencial, superar las formas de explotación capitalista, la producción de bienes y servicios que aseguren nuestra independencia económica, satisfagan las necesidades humanas mediante la justa distribución de la riqueza y creen las condiciones materiales, sociales y espirituales que permitan a la familia ser el espacio fundamental para el desarrollo integral de las personas(…)”

Y lo más importante de todo: Ha sido una ley participada por la ciudadanía. De las 19.000 aportaciones hechas desde la ciudadanía, vehiculizadas a través del brazo institucional que en Europa no tenemos desarrollado, el Poder Popular, el 90% fueron de trabajadores y trabajadoras.

Es cierto que la realidad venezolana, partía de unos niveles de desprotección más bajos de los que el movimiento obrero europeo habíamos conseguido, pero también lo es el hecho de que con esta nueva ley “nos pasan por la izquierda” en muchos aspectos.

Aqui os dejo un vídeo en el que se explica con un poco detalle algunas de las mejoras que propone la nueva ley.

Desde estos enlaces podéis acceder a:

– Texto íntegro de la Ley Orgánica del Trabajo , de Trabajadores y Trabajadoras, de la República Bolivariana de Venezuela.

A la página que ha creado el Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela, en la que se explica con materiales diversos las mejoras que introduce la ley.

Salud, República y por un Socialismo del Siglo XXI en Europa!!!