Ante las próximas elecciones europeas… reflexiones compartidas en torno al VOTO a las izquierdas

bandera_syriza_republicana

Me ocurre que llevo un tiempo preocupado sobre cómo enfocar personalmente el discurso de cara a las elecciones europeas, a efectos de acercarme al máximo a mi coherencia.

Me sucede que teniendo, mi identidad política situada en el Altermundismo (corriente de pensamiento transversal a las ideologías que en términos clásicos llamaríamos las izquierdas), a la hora realizar la concreción del ejercicio del voto, me encuentro con diferentes opciones a las cuales daría mi voto en las actuales circunstancias. Cada una de ellas situando los énfasis en elementos diferentes, pero todas con un cuerpo común que constituye actualmente el núcleo de la resistencia antineoliberal/anticapitalista y antipatriarcal.

He raspado tiempo de donde he podido para ojear los diferentes programas políticos de aquellas opciones que de inicio me despiertan esta sensación, y he podido observar con cierta desesperanza una gran coincidencia en gran parte de los análisis y de las propuestas que considero fundamentales en estos momentos. (programa 1programa 2)

En cuanto a los análisis lo que he observado es que desde enfoques diferentes, estados de animo diferentes, lenguajes diferentes, se pretende trasladar una misma realidad, la de la identificación de quiénes somos los oprimidos y quiénes los opresores y con que herramientas se ejerce la opresión. Sucede esto, por ejemplo, en los casos de la denuncia del Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones entre EEUU y Europa (TTIP) o en relación a la denuncia de la modificación del art. 135 de la CE, en los que tras una retórica más clásica u otra estratégicamente mas simplificada, el posicionamiento vinculante es el de la radical oposición.

Pero si nos vamos al apartado de las propuestas sucede algo similar, en materia económica se esta a favor en los diferentes casos en erradicar los paraísos fiscales, en la aplicación de un verdadero Impuesto a las Transacciones Económicas (ITF), en la creación de una Banca Publica al servicio de los internes de la ciudadanía, en reformar la fiscalidad hacia una verdaderamente progresiva, en propuestas más o menos similares en torno a la Renta Básica y otras. Es cierto que no todas las opciones sitúan el énfasis en los mismos elementos de las diferentes propuestas, pero estamos en un momento en el que el debate de la concreción de las diferentes propuestas no esta resuelto ni en las propias organizaciones que las defienden, a modo de ilustración me viene a la cabeza el debate sobre que hacer con el euro.

Este escrito no pretende orientar el voto de nadie hacia una opción u otra, humildemente pretende constatar que seguramente no acabamos de hacerlo del todo bien el conjunto de personas que tenemos identificado al neoliberalismo patriarcal como el eje de las desgracias colectivas que sin piedad se extienden por nuestra sociedad.  Es decir quiénes apostamos por la justicia social,  por los derechos humanos, por un orden social igualitario, en el que las personas tengamos nuestras necesidades básicas resueltas en un marco común de respeto y convivencia.

Quienes nos identificamos con ese modelo de sociedad, hemos de tener muy presente que sólo nos podremos aproximar a él, cuando lo hagamos desde un espacio común, que contraponga ese poder acumulado, al poder que ostentan las derechas (patriarcales, capitalistas, liberales, socioliberales, eclesiásticas, mediáticas…).
Es por esto que me resulta complicado defender una única opción electoral.

Me creo, pudiera estar equivocado, que ese modelo de sociedad es anhelado por las bases de diferentes opciones electorales que concurren a estas elecciones. Convencido estoy, de que una de esas fuerzas es Izquierda Unida-Izquierda plural, a la que le reconozco la voluntad de haber querido aunar fuerzas y prueba de ello es que en su candidatura hay diferentes partidos políticos que responden a esa voluntad de cambio real, ya que encontramos a Anova, ICV, Contruyendo la Izquierda- Alternativa Socialista (aportando a la candidatura un gran amigo y compañero, Carlos Martinez), y otras, incluso a gentes significativas del movimiento ciudadano, como Javier Couso y del movimiento sindical como Paloma López (tambien amiga y compañera).

Por otro lado, también estoy convencido que Podemos, ha sido capaz de movilizar social y electoralmente, a mucha gente que o bien había caído en el desánimo político o que directamente nunca habían experimentado esa ilusión movilizadora. Concibo, también, este nuevo espacio como uno de los que promueven esa nueva sociedad alternativa a la que hacía referencia anteriormente.

Es cierto que en materia política, hay que intentar al máximo posible dejar la ingenuidad a un lado y realizar análisis lo más rigurosos posibles. No obstante y sin restarle importancia, dado que el que escribe estas líneas intenta no atender a dogmatismos, quiero conscientemente dejar para los “holigans” las descalificaciones por las formas de unos y otros, ya que en materia de formas, toda la izquierda, repito toda, tenemos mucho que mejorar.

Mi opción personal va a ser la de promover con mi voto el espacio que más avanzado tiene la convergencia antineoliberal y antipatriarcal, que es Izquierda Unida, con su candidatura la Izquierda Plural. Pero me siento igual de compañero de aquellas personas que ejerzan su voto por la candidatura de Podemos, que para mi representa también la oposición ciudadana al neoliberalismo patriarcal.

Desde aquí declaro mi intención, en materia electoral, de que al día después de las elecciones de mayo, es decir el día 26, nos pongamos a trabajar por generar un espacio común de cara a las elecciones autonómicas y locales, y las generales, para poder derrocar el Régimen del 78.

Por último acabaré con una llamada a la ciudadanía, esa de la que formo parte y con la que me identifico…

… esa que tiene unas condiciones laborales más que precarias o que no encuentra trabajo cuando éste es su único medio de vida…
… esa que ha sido estafada por la banca robándole los ahorros de su vida…
… esa que es estafada a través de sus hipotecas, que se queda sin casa y con la deuda integra…
… esa que tiene que salir fuera de su país para poder ganarse la vida…
… esa que ante una complicación de su salud ve desatendida su situación, incluso llegando a la perdida de la vida…
… esa que padece como están deteriorando el sistema educativo hasta niveles de exclusión…
… esa que ve limitada su capacidad de decisión sobre su propio cuerpo y su vida…
… esa que ha optado por fórmulas de autoempleo de forma forzosa cuando no han encontrado donde vender su fuerza de trabajo…

… en definitiva me dirijo a los trabajadores y trabajadoras, a los y las de abajo, a la gente decente, al proletariado, no me importa el significante, me dirijo a quienes están padeciendo esta situación y hago una llamada a toda esa gente, la mayoría, a que VOTEN en estas próximas elecciones a LAS IZQUIERDAS ANTINEOLIBERALES Y ANTIPATRIARCALES.

Otro mundo es posible y necesario!

Empecemos por Europa y sigamos en el empeño de desarrollar un contrapoder ciudadano capaz de hacer de esta sociedad un lugar inclusivo y habitable para todos y todas!