En los espacios unitarios no existe confrontación entre IU y PODEMOS, el problema es otro

El que escribe esta nota está convencido de que o el cambio lo promovemos entre todas las fuerzas que nos reclamamos “destituyentes” del actual Régimen del 78, o ese cambio no lo veremos con nuestros ojos, pues estamos en un momento histórico idóneo para empezar a revertir el actual orden neoliberal. Pero si erramos en nuestra estrategia lo pagaremos con la consolidación del sistema depredador y desintegrador que nos ha llevado a la situación en que nos encontramos y serán nuestros y nuestras descendientes quienes tengan que remontar la situación que nosotras no fuimos capaces.

Si nos acogemos a las noticias de los medios de desinformación y manipulación pudiera parecer que las estrategias de las dos fuerzas que están protagonizando los debates en los espacios unitarios, son estrategias confrontadas, y que por tanto hay una confrontación entre dos organizaciones que pugnan y desarrollan su táctica para hacer prevalecer su posición frente a la otra. Y me van a perdonar pero esta es la lectura que nos pretenden trasladar (y que muchas de nosotras “compramos”) y en absoluto coincide con la realidad.

La batalla que se esta librando en estos espacios confronta a dos concepciones de la política, a dos lógicas que no tienen que ver con las posiciones de los diferentes partidos.  No confronta la estrategia de PODEMOS a la IZQUIERDA UNIDA. Ni mucho menos a las personas que forman parte de esos espacios.

La batalla que se esta librando en estos espacios confronta dos lógicas políticas, dos formas de entender el momento actual, la lógica del “yo solo puedo”, contra la lógica del “o es entre todas juntas o no será”.

Y estas dos formas de concebir el momento histórico esta igual de presentes en IZQUIERDA UNIDA que en PODEMOS. 

Quienes hemos hecho revisión de nuestras convicciones en el seno del movimiento altermundista, vengamos de la familia política que vengamos, concluimos allá por el 2000, que el escenario político que confrontaba a familias ideológicas situadas en el ámbito de la izquierda sea la comunista, la socialista o la libertaria ya no tenia sentido. Que la construcción de una sociedad libre de opresión desde una sola de esas culturas políticas no era posible y que la construcción de lo nuevo necesitaba como condición sine qua non la aportación de todos los actores y actrices de la movilización antineoliberal. Estos debates se daban en un contexto político en el que se estaban empezando a poner las bases de lo que ahora denominamos “lo nuevo”. Y es un aprendizaje que nos puede servir en estos momentos.

Tanto quienes desde Izquierda Unida afirman y se reafirman en sus elementos identitarios (como a quien se le mueve el suelo y no tiene otra rama a la que cogerse) utilizándolos como arma arrojadiza contra quienes conciben la estrategia política desde otros parámetros, como quienes desde Podemos acaban de irrumpir en la escena política y se erigen como portadores de la legitimidad suprema despreciando a quienes de forma heroica han mantenido la llama de la resistencia viva, se equivocan. Si la cosa se mueve en estos parámetros, significará que no hemos aprendido nada, que el esfuerzo realizado de actualización del pensamiento crítico que nos viene de la región del mundo que ha sido capaz de hacerle frente al neoliberalismo y levantar sociedades alternativas, como es SurAmerica, no queremos hacerlo nuestro. Allí las experiencias han sido exitosas, entre otros elementos, gracias a que han sido capaces de enarbolar la bandera de la unidad popular y hacer de ese elemento el objetivo político del conjunto. Llevando a la práctica la máxima de “Por el pueblo y Para el pueblo”.

Desde mi humilde punto de vista este es el elemento que imposibilita el avance de los espacios unitario, que hay quien todavía no ha sido capaz de superar el fetichismo y sacralización de sus concepciones, participe en Podemos o en Izquierda Unida, para posibilitar de una vez por todas la unidad popular necesaria que expulse del Poder Político (que es el único al que tenemos acceso por ahora los y las parias, hasta que podamos constituir el Poder Popular) a la panda de saqueadores neoliberales que están destrozando lo construido hasta ahora por nuestros y nuestras antepasadas con sudor, lágrimas y sangre.

Así que desde aquí pido que quienes nos situamos en la lógica de  “o es entre todas juntas o no será” nos signifiquemos en nuestras respectivas organizaciones, sea la que sea, tomemos la iniciativa y hagamos que cada vez más gente se incorpore a esta visión, por que nos van nuestras condiciones de vida y las de nuestros y nuestras descendientes en ello.

Un abrazo altermundista y firmemente convergente!