El papel de ATTAC (y los movimientos sociales) ante las nuevas realidades políticas

Para un observador externo podría parecer que un año electoral como el que estamos viviendo es una buena oportunidad para hablar, debatir y alfabetizarse en materia POLÍTICA (en mayúsculas). Pero bastante lejos de esa afirmación, la realidad nos dice que el tsunami electoral en el que estamos inmersos e inmersas entierra cualquier posibilidad de hablar de aquellas cuestiones que son fundamentales y que nos podrían posibilitar avanzar en el desarrollo de una sociedad alternativa al capitalismo neoliberal y patriarcal que padecemos.

Esta afirmación, absolutamente rebatible, no se realiza desde el descompromiso político y tiene en cuenta el hecho de que para poder aplicar cualquier programa de gobierno, en primer lugar hay que estar en el gobierno. Lo que sucede es que para ello se necesita, desde una posición crítica, jugar con las reglas del juego que este sistema tiene reservadas para quien ostenta disputar el poder político. Y no! no me llevo a engaño, soy consciente de que jugar con estas reglas supone en muchos casos la necesidad de desplazar debates importantes y tener que afrontar aquellos que son urgentes. Ahora bien, solo seré participe de esta estratégia si, y sólo si, esto se realiza desde la consciencia y una vez finalizado el proceso electoral se retoman esos debates. Sólo en este caso creo que se estará en la linea correcta de construcción de esa nueva sociedad.

Pues bien, como el que escribe está situado, por voluntad y convicción política, en el campo de los movimientos sociales, es mi deber alentar y promover esos debates que la dinámica electoral “aparca” y aplaza a tiempos más “serenos”.

Doc_ATTACyPolitica_Asamblea_ATTACESEn esta línea, en la pasada Asamblea Estatal de ATTAC-España, de junio de 2015,  presenté un
documento a discusión colectiva, que contó con la aprovación de la Asamblea de ATTAC-País Valencià, con el que intentaba poner el acento en la necesidad de cuestionar nuestro papel en tanto que movimiento social en el nuevo contexto sociopolítico. Seguramente se encuentren carencias argumentales, de método de exposición y seguro suscita controversia, pero mi objetivo era el de aportar una base para la discusión y enriquecimiento colectivo. Objetivo que por otra parte considero conseguido pues se ha abierto una discusión en el seno de la organización sobre nuestro papel y sobre qué sociedad queremos promover.

Aunque desfasado ya por los acontecimientos, en algunas de sus afirmaciones (es previo a las elecciones municipales y a lo acontecido en Grecia), el documento continúa, desde mi punto de vista, teniendo validez para abrir la discusión. Podeís descargarlo desde este enlace por si tenéis interés de leerlo.

Pues bien, a lo largo de esta semana hemos conocido las primeras fórmulas con las que el equipo de gobierno de la ciudad de Madrid, pretende movilizar a la ciudadanía madrileña y hacerla copartícipe de la gestión de su municipio. La ciudad de A Coruña también esta estudiando y planteando fórmulas que van en la misma línea. Y es de desear que muchas otras lo inicien.

Estos hechos refuerzan más todavía la necesidad de desarrollar tejido ciudadano activo-informado-formado que se centre en el desarrollo de lo que se propone en el documento:

“(…) el avance hacia esa enunciada democracia participativa requiere que los movimientos ciudadanos realicemos experiencias para ir vislumbrando esas futuras instituciones en las que se sustente ese Poder Popular. Los dos objetivos que nos podemos proponer serian:

  • Deconstruir una cultura democrática basada en la delegación de las responsabilidades políticas a organizaciones que ostentan nuestra representación.
    En este punto hablamos de pedagogía política. De Educación Popular en materia democrática.
  • Promover las herramientas que posibiliten el cambio institucional y que contribuyan a crear ese ideario colectivo, a través del cual cristalice la necesidad de participar en política mediante esos cauces.
    Por ejemplo: Creación de Observatorios de presupuestos municipales, autonómicos o estatal, creación de Observatorios Ciudadanos de instituciones públicas (Hospitales, Universidades, Escuelas, Consejerías…) con el objetivo de fiscalizar, denunciar malas prácticas, proponer políticas públicas y que sean el germen de las instituciones que en un futuro tengan competencias vinculantes.”

El papel propuesto en el documento, como plantea Marta Harnecker en su articulo “Los movimientos sociales y sus nuevos roles frente a los gobiernos progresistas”, va en la línea de, sin perder la perspectiva crítica, establecer “una nueva relación, no de oposición sino de colaboración constructiva” con los gobiernos de cambio (ruptura).

El debate continua abierto, es interesantisimo y esta al alcance de toda persona que tenga voluntad de avanzar y profundizar en lo que entendemos por Democracia.

¿Participas?

Carles Fons Poquet
Coordinador de ATTAC-España