Yo quiero otra Europa, ¿y tu?

Quiero vivir en otra Europa.

No quiero vivir en la sociedad en la que vivo.

Quiero vivir en una Europa que respete a las personas. A todas.

No quiero una Europa que cambia vidas por dinero.

Quiero una Europa en la que nos gobernemos la ciudadanía, y lo hagamos para la ciudadanía.

No quiero una Europa gobernada por el capital financiero, patriarcal y depredador.

Quiero una Europa que asuma la responsabilidad de su política y economía invasivas, y que acoja a las víctimas que genera.

No quiero una Europa que además de generar miseria, se atreva a condenarla y alejarla de su casa.

Quiero una Europa que fomente la paz, a través de la justicia social, y el buen vivir de toda la ciudadanía.

No quiero una Europa que fomente la guerra, ni por motivos económicos ni de otro tipo.

Quiero una Europa que respete nuestra fuente de vida. Nuestra, junto con el resto de seres vivos del planeta.

No quiero una Europa que se consuma a sí misma, ni que lo haga a territorios ajenos.

Quiero una Europa en la que nadie vea coartado su potencial de desarrollo humano. Que toda persona tenga la posibilidad de desarrollar su individualidad, potenciando y potenciándose con el resto.

No quiero una Europa invadida culturalmente por el pensamiento único neoliberal y patriarcal.

Quiero una Europa en la que nos potenciemos colectivamente para educar a nuestros hijos e hijas, porque esa será la única herencia importante que les podamos dejar.

No quiero que esta sea la sociedad en la que crezca Hugo. Ni él nadie.

Quiero una Europa diferente. En la que la vida pueda desarrollarse sin amenazas.
Y además creo que todavía es posible. Si nos convencemos colectivamente de que lo es, lo será. 

La única complejidad es la de organizarnos.

Yo lo creo e intento aportar mi grano de arena.

¿Y tú, que quieres?