El neoliberalismo salvaje que vivimos, no respeta ni el elemento fundamental para cualquier tipo de vida, el agua. Pretenden (y en muchos casos ya es así) apoderarse de las fuentes y manantiales naturales de agua, embotellarla y hacer negocio con el bien mas preciado del planeta.

Ni el oro, ni los diamantes, ni incluso el dinero es tan importante y valioso como el agua, que tendrá una gran importancia en el siglo que entra y en los proximos siglos.

Aqui os dejo un cuento muy bonito que trata sobre el tema.