LAS MESAS DE CONVERGENCIA, OPINIÓN DE UN ALTERMUNDISTA EN ACTIVO

Versió en valencià/català.

El pasado sábado día 19 de febrero se dio lugar un encuentro que puede tener la consideración de histórico en el desarrollo del estado español y de Europa. Fue el inicio de un camino que está por recorrer, la creación de un espacio nuevo, las Mesas de Convergencia. En nuestras manos está.

Es un espacio que se propone de la ciudadania, local con perspectiva estatal y global, que se fundamenta en la necesidad de unidad de todas las personas que queremos que otro mundo sea posible, ante la ofensiva neoliberal que esta logrando retrocesos sociales que habían sido conquistados por nuestras generaciones anteriores e impidiendo el libre desarrollo de los países empobrecidos.

Es un espacio de única, segunda o tercera participación. Muchas de las personas que queremos hacerlo realidad participamos en otras organizaciones y tendremos que ser hábiles para conjugar una participación, que se da en un espacio en el que compartimos un porcentaje muy alto de nuestro ideario, con la participación en este espacio unitario , donde tiene que ser más valorada la unidad y fuerza del consenso que la hegemonía de nuestras propuestas.

No es tarea fácil la que se propone. Hablamos de romper con una cultura política muy arraigada en el estado español, la de marcar la diferencia entre opciones políticas críticas con el sistema, la de mejor mi opción que la tuya, la de confundir enemigos hasta el punto de no identificar de donde nos venden las bofetadas, la de la segmentación de las fuerzas para mantener un discurso más puro.

Hay que romper estas dinámicas, hay que precisamente hacer lo contrario. Hay que entrar en un proceso de unificación de fuerzas, incluso renunciando a algunas de nuestras reivindicaciones más liberadoras en pro de la unidad, en pro de las condiciones de vida de miles de personas, de nuestras condiciones de vida.

El grupo de personas que ha propiciado este espacio ha definido un programa de mínimos, el “Llamamiento a crear mesas de convergencia” que reunió en su primera convocatoria alrededor de mil personas de todo el estado en Madrid.

Este proceso que se inicia debe tener una carácter fundamentalmente pedagógico, de reeducación de esas personas que queremos otro mundo. Reeducación en cómo participamos, tenemos que encontrar metodologías que nos permiten buscar el consenso.

Y como podemos acometer este proceso con garantías de éxito?
Teniendo permanentemente presente que la unidad en que se fundamenta la ofensiva neoliberal no es natural, es forzada para mantener el “status quo” vigente.
El enemigo ha sido capaz de unificar en un cuerpo común de caracter cultural, que llamamos “Pensamiento Único”, las claves de la ideología neoliberal. Promoción del individualismo, desprestigio de lo público, perpetuidad del patriarcado, desvertebración de las estructuras sociales que garantizaban una justicia social, entre otros.

Pues bien nosotros, la ciudadanía en su conjunto, hombres y mujeres, personas trabajadoras, jóvenes, paradas, del ámbito rural, del ámbito urbano, con diversidades funcionales, con cualquier orientación sexual, trabajadoras propietarias de pequeñas empresas, en definitiva personas con motivaciones universales para la defensa de una vida digna, en libertad y plena, debemos tener la inteligencia de enfocar nuestro trabajo a la generación de estas metodologías que nos permitan la unificación de fuerzas.

No es fácil porque también hablamos de situar nuestras propuestas y actuaciones ante las concreciones con que se presenta el neoliberalismo, que ha sido capaz de generar adaptaciones localizadas y formas de expresión muy diversa en función de las realidades locales.

Por lo tanto debemos tener la inteligencia de encontrar las relaciones entre el análisis más global y las concreciones locales del neoliberalismo. Identificando cuáles son las prácticas que favorecen el desarrollo de de estas políticas. La privatización de los servicios de limpieza de mi pueblo, el desprestigio inducido por falta de medios de los servicios públicos, el desprestigio de la función del representante público; la desatención de los problemas que generan precariedad en la vida de las personas, no penalizando a las empresas que trabajan en paraísos fiscales, desatendiendo la huella ecológica de mi municipio, rebajando los derechos laborales ….
Todas estas concreciones que se sitúan en ámbitos locales las podemos combatir si elevamos als consciente colectivo que todas nuestras luchas son frente a un elemento común: el Neoliberalismo.

No es fácil la tarea que nos debemos encomendar, pero vale la pena algo con más intensidad que intentar revertir la actual opresión con que somos sometidas como ciudadanía?
Yo creo que no. El reto se ha propuesto.

Y tú ciudadano o ciudadana, lo intentas con nosotros y nosotras?

Carles Fons Poquet
Ciudadano y participante de ATTAC